Yo no me he vacunado porque creo esto y lo otro en relación a las vacunas, el sistema inmunológico y simplemente no lo he hecho; PERO me pregunto: ¿me estaré equivocando?

Mi novia es maestra Montessori y me habla de los prepartativos para recibir a los niños y el miedo de los padres. Una amiga a quién llamaré Esther es Epidemióloga en un Hospital 🏥 muy cercano de aqui y me habla como perito en el tema. Es impresionante ver y comprender lo que está ocurriendo con las mutaciones de este virus. Es como si el Covid- 19 tuviese espíritu propio; como si fuera el Ángel de la Muerte, a quien le dieron la encomienda de buscar 322 millones de almas y no se va a detener hasta que lo logre.

Creo que si me toca morir en esta Pandemia 😷 moriré con o sin vacuna, como tantos otros. Te confieso que encuentro serenidad cuando realizo que tarde o temprano tendré que soltar este cuerpo que tanto amo y al que he aprendido a llamarle Hansell.

Realizar que la vida es impermanente me apoya enormemente a encontrar paz, a pesar de que experimento mis miedos en relación a esta Pandemonium y todo lo demás que esta ocurriendo a nivel global.

Te voy a invitar a que me des share como un acto de humildad ante la vida. Hablar sobre la muerte nos hace fuertes y nos prepara emocionalmente para esta etapa en la que nos encontramos todos; ya que no sabemos si estamos entre los que nos quedamos o los que nos vamos.

Yo encuentro el tema de la muerte tan fascinante, ya que es uno de los grandes misterios de la vida sin dejar de ser parte del ciclo de la vida. Yo te estoy invitando a que mires la posibilidad de ya no estar aquí desde otro ángulo de vista. Obviamente por el momento no podemos probar científicamente que existe vida después de soltar estos cuerpo; pero me parece una estupidez pensar que no existe vida después de esta vida.

Aún cuando mis escritos no buscan entregar respuestas que satisfagan las opiniones e interpretaciones de todos, si busco invitarte a que reflexiones sobre tus creencias y que de alguna forma comiences a ver la vida sin miedo a morir. Recuerda que:
“No podemos escapar del Karma, de la misma forma que no podemos escapar de la vida”

Estas ideas a su vez no significan, ni implica que seamos estúpidos, ni negligente, ni temerarios; simplemente que vivamos sin miedo a morir y que abracemos la vida, mirando que no es eterna y que debemos escoger ser el mejor ser humano que podemos ser. Te invito a que si tienes riñas y rencores con tu familia, la madre o padre de tus hijos, tus padres o quien sabe que este ocurriendo en tu vida, te des permiso de vivir libre de todo eso, ya que no sabes si estas entre los que se quedan o los que se van.

Muchos años atrás fui ateo y estaba convencido que no existía nada después de esta vida, hasta que mi hermano menor escogió no vivir. No puedo precisar cuanto tiempo después de su muerte comenzaron a ocurrir “abnormalitys” o eventos que no podía explicar. Pero como buen ateo los ignoraba, hasta que una noche a la misma hora de la madrugada entre la 01:56 y 02:04 se cayó un florero, ya no era la PC, ni las luces que se encendían, o puertas que se abrían sin explicación. Algo tenía masa y energía para tumbar el humilde florero, no era un glit eléctrico o una coriente de aire.

Mi mente científica necesitaba una respuesta, así que busqué en la red sísmica de PR una explicación, (esto fue mucho antes de los App 📱 según las coonocemos hoy día). A pesar de mi esfuerzo, no pude encontrar ningún sismo a esa hora que me ayudara a explicar mi experiencia. Lo más cercano, fue dos horas más tarde en la costa de República Dominicana. Esto me obligó a reconocer que tenía que tomar una decisión, entre seguir una creencia como ateo o me confrontaba con una posibilidad que me parecía irracional pero no podía seguir ignorando.

Recuerdo el estado emocional cuando comencé a confrontarme con la idea. Era un sentimiento encontrado y confuso, por un lado me alegraba saber que no sabía, me encontraba que estaba descubriendo algo nuevo para mi, pero a la misma vez sentía que me encontraba ante algo que no sabía como interpretarlo.
Nota:
Mi experiencia no prueba que existe vida después de la vida, por otro lado y al igual que el Gran Carl Sagan, yo quiero creer una mentira, pero tampoco quiero ignoar una verdad.
¿En quien te gustaría convertirte antes de morir!?